Ir al contenido principal

Destacados

FEBRERO EN HERBOLARIO QUETI.

 

PERSONAS JURÍDICAS, POR J.M.C.




PERSONAS JURIDICAS

Dice el diccionario de la Real Academia Española, de las personas jurídicas, que son: una organización de personas y de bienes a la que el derecho reconoce capacidad unitaria para ser sujeto de derechos y obligaciones. Brillante definición, sin duda, de lo que es una persona jurídica, de su constitución o de su cuerpo, a lo que yo complementaría con otra relacionada con su finalidad: ente de creación humana destinado a la consecución de un fin de contenido material o ideológico en beneficio de una determinada persona, grupo o sociedad. 

Partiendo del convencimiento de la relatividad de estos conceptos, así como de lo genérico de la afirmación; tengo para mí, que no he conocido una entidad buena, ni una persona mala, porque su presunta maldad, a la cual se refiere una frase anónima de autoría portuguesa: la honestidad es la posibilidad de ser honesto; trae causa del miedo, de la ignorancia, de la enfermedad, o de la inclinación, de la que podría decirse que nacemos con ella puesta en la mirada, que es la forma como  los ojos miran el pensamiento. Pero a pesar de todos estos condicionantes el ser humano es capaz de sobreponerse y adoptar una actitud diferente, llegando incluso a superar la eugenesia entendida como respuesta genética ante estímulos nocivos que han modificado el mensaje contenido en sus genes.    

Sin embargo las instituciones, al recrear estructuras mentales colectivas y  relacionarlas con un determinado espacio tiempo, se encuentran encadenadas a su finalidad, y resultan incapaces de asumir otras diferentes aunque adopten posturas cambiantes, las cuales estarán siempre ligadas a aquellas. Al punto de que las personas que las integran, tienen el deber de asumirla, aunque no la compartan; porque de no hacerlo, estarían faltando a la ética de la relación sinalagmática existente entre ambas(de derechos y obligaciones recíprocos). Por ejemplo una empresa, cuya misión es obtener beneficios deberá subsumir todos sus comportamientos a dicho fin; un partido al suyo; una ideología a sus postulados; un navío, a transportar la mayor cantidad de carga en el menor tiempo posible, y así sucesivamente; y si bien es cierto que existen o deben existir limites, no lo es menos que dicha finalidad resulta el elemento imperante.  

Las instituciones, como las religiones o las ideologías, resultan necesarias, porque como cualquier otra manifestación humana, son el resultado de su actividad a lo largo del tiempo, porque el “ahora” tiene todo el que ha sido, se encuentra determinado por este, y solo puede ser lo que es. Sin embargo, estimo, deberían ser consideradas como un medio y no como un fin, porque nada es absoluto, ni tan siquiera la inmortalidad.


JMC

Comentarios

Entradas populares