Ir al contenido principal

Destacados

FLORES DE PRIMAVERA PARA ALEGRAR LA VIDA

Jesús  Zamorano  Gómez  Madridejos Nati Cabezas Andrea Romero Camuñas. Toledo  Nati Cabezas Salamanca  Tere San Vicente San Martín del Castañar. Salamanca Evaristo San Vicente. Sotoserrano Rafi Jiménez Sotoserrano Salamanca  Lola Galán Cristina Sánchez Santa María de la Alameda Madrid Juan Carlos Pacheco Canadá  Ángela López Torrejón  Madrid Rafi Jiménez y Evaristo San Vicente  Sotoserrano Salamanca Elena Santiago de Compostela Juan Carlos Pacheco Vancouver Canadá  Silvia Cantón Inhala México  Rafi Jiménez Sotoserrano   Frosi Garcia. San Cristóbal de la Cuesta Salamanca Rosario Pérez Las Palmas de Gran Canaria. Marisa Marcos. Aldea del Obispo Salamanca. Pilar López Salamanca Puri Martin Salamanca Tomás Santana Gran Canaria Celia Mateos Salamanca Charo Muñoz La Fuente de San Esteban Salamanca Ángela Márquez Muñoz  Madrid Mercedes Fuentes. Salamanca Pepa Agustín Salamanca Santiago Santiago de San Lorenzo Villamayor. Salamanca  Romina Florencia Cabrera  Argentina  María Jesús Porteña. Sal

LA OTRA MEJILLA POR J.M.C

 



LA OTRA MEJILLA

Dice el evangelio de Lucas: Si alguien te pega en una mejilla, ofrécele también la otra; y si alguien te quita la capa, déjale que se lleve también tu camisa.  A cualquiera que te pida algo, dáselo, y al que te quite lo que es tuyo, no se lo reclames.  Hagan ustedes con los demás como quieren que los demás hagan con ustedes. Deben amar a sus enemigos, y hacer bien, y dar prestado sin esperar nada a cambio. 

De estas recomendaciones dice Cervantes y no le falta razón, que van contra el orden natural de las cosas, aunque, a mi parecer, sin darse cuenta de que el ser humano, o lo ha contravenido o no pertenece totalmente a él. Entre otras razones, porque siguiendo la ley del más fuerte, quizás la norma esencial del mundo natural, terminaremos por destruirlo todo y en última instancia a nosotros también; a lo cual se refiere el Génesis cuando en relación al ser humano, dice: “la tierra será maldita por ti”.

Por dichas razones, Cristo, para mí maestro de sensatos y dios de ilusos, se adelantó a su tiempo, predicando una actitud que no va contra el mundo natural, sino contra la actuación del ser humano, cuando nos impele a transgredir la transgresión al “pagar bien por mal”, no como una norma etérea de otro mundo más allá de la tierra, o como un camino para acceder a él, sino como la única forma posible de evitar nuestra destrucción.   


JMC

 


Comentarios

Entradas populares