Ir al contenido principal

Destacados

EL COMPRADOR DE SONRISAS.

  EL COMPRADOR DE SONRISAS Gustavo Sampaio da Conceiçao era un niño que en apariencia lo tenía todo empezando por lo más importante: unos padres que lo querían y que además eran de buena familia. Dicho esto en el sentido de su capacidad económica, porque de buena familia son todos los padres.   Pero como todo tiene su parte negativa, quizás por ser hijo único y considerarlo sus padres el blasón familiar, llevó una niñez dura, de mucho sacrificio y poco juego, lo cual se debía al deseo de su madre de dar lustre al apellido Sampaio, poseedor de tierras y propiedades, pero según algún pescoço esticado (cuello estirado) pobre en la sangre al descender sus ancestros de tupí antropófaga aunque fuera princesa, y de portugués   conquistador medio noble, para más señas; y la de su muy católico padre, hijo primero de familia aristocrática, rica en alcurnia y pobre en hallares; la de proveer de caudales a un apellido que no había sabido cambiar la grandeza de Portugal por la inmensidad da terra

PEQUEÑOS GRUPOS QUE CAMBIAN EL MUNDO: FRIDAYS FOR FUTURE SALAMANCA


Manifestación de la COP


Hace poco más de un año un grupo de unas 10 personas organizábamos una manifestación por el clima en Salamanca, escuchando a los grupos ecologistas de todo el mundo y queriendo ser partícipes de la unión y comunión de nuestras luchas individuales por un mundo más justo y ecológico.

   
       Así, en un pequeño círculo de gente sentada en un césped tras una manifestación, nacía Fridays For Future Salamanca, un grupo que lucha a nivel local y piensa a nivel global. Las personas que lo conformamos han ido cambiando (Salamanca suele ser una ciudad universitaria de paso, en la que los estudiantes llegan y se van) pero, el espíritu siempre ha estado presente. Un espíritu de un grupo alegre y combativo que trabaja incansablemente por intentar mejorar un poquito el mundo que les rodea y concienciar a los que están a su alrededor de la necesidad de un cambio.
¿Un cambio? Sí, desde el primer viernes que nos reunimos (ahora ya son más de 50) decidimos que, de forma horizontal y al más puro estilo asambleario y altermundista, pondríamos todos nuestros esfuerzos en una lucha que creemos de suma importancia: no acabar con el planeta y luchar por una tierra más justa socialmente. 
Estaba claro, vivimos en un sistema socioeconómico capitalista que tiene el imperativo de “crecer o morir”, esto supone pretender una producción ilimitada en un mundo con recursos limitados (lo cual conlleva como consecuencia la subida de la temperatura, subida del nivel del mar y otros tantos efectos desastrosos que conocemos), así como la generación de injusticias sociales en todo el globo terráqueo (para que algunos crezcan y consuman más de lo que sería justo, deben hacerlo en detrimento de otros a los que explotan y dejan sin recursos, los empobrecidos).


Reforestación
Para intentar luchar contra esta situación global, queremos comenzar por lo que tenemos a nuestro alrededor, por lo local. Intentamos no solo tratar de llevar una vida más ecológica, sino especialmente llamar la atención a políticos y empresas mediante manifestaciones, actos de desobediencia civil, charlas formativas, etc. que les dejen el claro mensaje de que no podemos continuar así, la situación debe cambiar.
Para ello, como ya he dicho, llevamos a cabo muchas actividades: charlas en colegios para concienciar (incluso con marionetas a los más peques), manifestaciones multitudinarias (en septiembre llenamos la plaza mayor con 5000 personas), reforestaciones, cursos formativos en distintas materias relacionadas con el activismo ecosocial, cineforums y charlas (siempre abiertas a toda la población salmantina), apoyo a otras organizaciones y movimientos sociales de la ciudad, etc.


Charla coloquio sobre EL COLAPSO de TAIBO

Al final, lo mejor es que además de todas esas actividades, también se crea un grupo de personas que aparentemente son muy distintas pero se cuidan, tienen una lucha común y se genera un grupo de apoyo mutuo y amistad que se prepara para aportar soluciones al mundo que nos viene. Soluciones que vengan desde la solidaridad, el cuidado y otros tantos valores que ponemos en práctica en el grupo y que regeneran y ayudan a continuar una lucha que no es fácil ya que va directa a las raíces de la sociedad en que vivimos.

Por supuesto que hemos cometido y seguiremos cometiendo algunos errores, pero queremos seguir con alegría construyendo un mundo mejor, fomentando la alegría y la esperanza de poder vivir en un mundo que respire limpio y en el que todas las personas puedan vivir dignamente. Y tú, ¿te unes al cambio?
José Manuel Domínguez de la Fuente (@domindela) 
miembro de FFF Salamanca (@FFFSalamanca)





Comentarios

Entradas populares