Ir al contenido principal

Destacados

OCTUBRE MES DE LAS LENTEJAS PARA LAS COLAS DEL HAMBRE

Ya puedes reealizar tu donarivo en el comercio  colaborador. Este mes de octubre está destinado a LENTEJAS Entrega de  leche en las colas del hambre. Gracias a los comercios colaboradores, voluntarias y donante por hacer disminuir el hambre. Continúa la campaña de recogida mensual de donativos para adquirir productos de primera necesidad y así ayudar a paliar las colas del hambre. Gracias a todas las personas por su generosidad, a los comercios participantes y a las voluntarias que la hacen posible.  Gracias a COALIMENT   por hacer la entraga de las latas de atún del mes de julio. LAS NIÑAS TAMBIÉN COLABORAN CON SUS DONATIVOS PARA ADQUIRIR LATAS DE ATÚN EN EL MES DE JULIO. Ya se han entregado los kilos de  azúcar correspondientes a los donativos del mes de junio. Gracias a los comercios, voluntarios y donantes por hacer realidad este proyecto solidario El grupo de voluntarias y los comercios participantes, agradecen la colaboración de los ciudadanos. El mes de junio los donativos serán

¡Todo es un Desastre! Las Reflexiones de un Humilde Autónomo.


No oigo más que críticas y malos augurios. Los planes que se proponen son todos ruinosos, pero no he leído, ni oído, aunque probablemente exista, contrapropuesta alguna que ayude a resolver la intensa crisis que vivimos. Hoy más que nunca se necesita valentía por parte de todos los actores sociales para resolver un problema que nos ha caído encima sin esperarlo, del que aún se desconoce su origen, quizá porque no hay interés en que se conozca.

Todos miramos al gobierno esperando que resuelva nuestras particulares desgracias con su varita mágica, olvidando que no nos gusta pagar impuestos, cada uno según sus posibilidades; que no queremos asumir unos riesgos que ayudarán a crecer y mejorar la sociedad y que son inherentes a la propia vida.

Corren malos tiempos, en los que veo que aquellos que más tienen son los que más piden afectados por la amnesia de los brutales beneficios obtenidos en ejercicios anteriores y que ahora, de repente, han desaparecido.


No hay peor situación que aquella desconocida y sobrevenida, pues no hay oportunidad de tomar decisiones consistentes y esperanzadoras, estando obligados a utilizar el método de ensayo y error, adquiriendo así la experiencia necesaria para superarla.

A mi solo se me ocurre tener paciencia y solidaridad, aportando lo que cada uno pueda de acuerdo a sus posibilidades. Son tiempos de sacrificio para todos, en especial de aquellos que más han recibido, ya que tienen que ser conscientes de que sin las personas cualquier proyecto va al fracaso, como nos ha demostrado el confinamiento: no hay gente, no hay negocio. Son tiempos de negociación en las que la premisa de partida es: todos, sin excepción, estamos perdiendo.


Comentarios

Entradas populares