Ir al contenido principal

Destacados

EL COMPRADOR DE SONRISAS.

  EL COMPRADOR DE SONRISAS Gustavo Sampaio da Conceiçao era un niño que en apariencia lo tenía todo empezando por lo más importante: unos padres que lo querían y que además eran de buena familia. Dicho esto en el sentido de su capacidad económica, porque de buena familia son todos los padres.   Pero como todo tiene su parte negativa, quizás por ser hijo único y considerarlo sus padres el blasón familiar, llevó una niñez dura, de mucho sacrificio y poco juego, lo cual se debía al deseo de su madre de dar lustre al apellido Sampaio, poseedor de tierras y propiedades, pero según algún pescoço esticado (cuello estirado) pobre en la sangre al descender sus ancestros de tupí antropófaga aunque fuera princesa, y de portugués   conquistador medio noble, para más señas; y la de su muy católico padre, hijo primero de familia aristocrática, rica en alcurnia y pobre en hallares; la de proveer de caudales a un apellido que no había sabido cambiar la grandeza de Portugal por la inmensidad da terra

LA LIMPIEZA: UNA ESTRELLA DURANTE LA PANDEMIA


La limpieza ha sido una de las actividades esenciales que ha mantenido nuestros pueblos y ciudades durante todo el periodo de confinamiento y desescalada. Los trabajadores y trabajadoras de este sector han continuado su trabajo sin ningún estruendo con el fin de evitar la acumulación de residuos. Nos lo cuenta uno de ellos:


Comentarios

Entradas populares