Ir al contenido principal

Destacados

¿TE APUNTAS A UN AYUNO SIN NOTICIAS?

  El confinamiento voluntario, es un momento idóneo para descansar, relajarse, cambiar de actividades, reponer fuerzas y energía. La rutina del trabajo de los horarios y de la misma gente, hace que nuestro cuerpo y nuestra mente se canse y se agote. Hay un aspecto que quizá a muchas personas le afecte y son las noticias diarias , que el noventa por ciento son negativas . No importa que medio de comunicación se consulte, todos coinciden en bombardear nuestra mente con lo peor del día, de la sociedad , de la economía, de la crisis, de la política, del paro… El ser humano está más receptivo a registrar en el cerebro las noticias de catástrofes que las positivas y es por eso que este tipo de información vende más. Los efectos que estos mensajes producen en nuestras mentes son muy negativos para la salud mental. Dormirse después de leer, escuchar o ver un repertorio de información catastrófica hace que nuestro cuerpo no descanse bien, los músculos se tensan, la tensión arterial aumenta y n

¿QUÉ LLEVAS EN LA MALETA ESTAS VACACIONES?




Durante estos días somos muchos los que tenemos la suerte de cambiar de aires y tomarnos unas vacaciones.
Descansar de la rutina del trabajo y poder realizar otras actividades, es necesario y diría que todo el mundo merece ese cambio por salud física y mental. 
 Cada vez que hago la maleta me doy cuenta que lo importante no lo puedes llevar dentro. Nuestras experiencias y momentos vividos en las vacaciones se acumulan en nuestro interior y nos da la energía necesaria para continuar la rutina del día a día. En las personas, como todos los seres vivos, hay que respetar los tiempos de reposo y descanso. Si queremos obtener buenos productos de la tierra, dejar un tiempo de barbecho es imprescindible para obtener excelentes cosechas. Cuando por el contrario forzamos la tierra y la abonamos con productos químicos para extraer más cantidad de cosechas, se obtienen sin lugar a dudas, pero los productos no son tan sabrosos. Si lo trasladamos a las personas sucede algo parecido. Tenemos que aprender a proporcionarnos esos momentos de barbecho y reposo para que el estrés laboral y las preocupaciones diarias, no nos pasen factura al cuerpo.




 El cambio de clima es muy beneficioso, no hay más que observar a los niños, dan un estirón. El sol, los deportes y los baños en el mar, para los que tienen la suerte de acudir a la playa, o en las piscinas de cualquier pueblo o en la ciudad, ayudan a que el cuerpo se relaje y nuestro sistema nervioso es el primer beneficiado.

Las vacaciones son también un tiempo de reencuentros con otras personas que quizá hace tiempo que no ves, familiares, amigos o compañeros de verano, pero de igual manera son una oportunidad para hacer nuevas amistades, descubrir lugares desconocidos y que nos enriquecen. 




 Para los que no tienen la suerte de tomar unas vacaciones en otro lugar al que viven, siempre se pueden hacer cosas diferentes a las habituales. Aprovechar la oferta cultural que los municipios ofrecen logrará tener la sensación de desconectar. Se pueden hacer excursiones a pueblos de la provincia, disfrutar de la gastronomía o simplemente realizar actividades que el resto del año no tienes tiempo. Una buena lectura, escuchar música o ir al cine pueden ser alternativas que nos ayuden a sentir que estamos de VACACIONES.

Comentarios

Entradas populares