Ir al contenido principal

Destacados

ROCIO GARCÍA DE LA IGLESIA. FUTBOLISTA APASIONADA POR EL EJERCICIO Y LA SALUD

Rocío García de la Iglesia es una joven profesora  muy polifacética y con un espíritu deportivo que sabe trasladar tanto a su vida personal como profesional. Un ejemplo para muchos jóvenes de su edad. Escucha el testimonio de esta futbolista del equipo: RIBERT Rocío García de la Iglesia Contacto Tlf:  691472679 Email:  rgarciadelaiglesia@gmail.com Lugar y fecha de Nacimiento:  28/03/1996 (Salamanca).  Dirección:  Calle Transportistas, No 17-21, 1o B (Salamanca).  DNI : 80908573 X Soy una chica muy activa, dinámica, me encanta el mundo de la enseñanza y la educación. Soy una educadora con formación, para poder impartir clase en educación infantil y primaria; por la mención de educación física. Me fascina el mundo del deporte, la nutrición e inculcar hábitos de vida saludables para mejorar el estilo de vida de las personas. Experiencia 2014-2018 Contrato laboral indefinido temporal, con jornada súper reducida desde 24 Junio 2014 hasta 2019 en empresa familiar "Licores

ACOLUMNA HOMENAJEA AL QUIJOTE CON SUS POEMAS





 A "Sanchica" La mujer de Sancho Panza.

¡¡¡No llores mujer

las ínsulas perdidas

no.

Los caminos abaratados

por el trote de Rocinante

y del burrito

sin nombre.

No sientas padecer

por aquellos

sueños

perdidos,

entre gigantes

molinos.

Ni la cordura 

serena

del que sueña ser, 

caballero andante

no de su fiel

compañero. 

Disfruta

de ser quien eres, 

acompañante leal

de locuras

aventuras. 

Que nombre

por el mundo

dieron 

al Ilustre 

Caballero ,

D. Quijote

De la Mancha. 


Acolumna S. González. 

15/4/2021.


ALDONZA LORENZO


Licencia pido

a sus señorías

para presentar

¡¡¡presto!!!, 

mi gallardía.

Dulcinea

me dicen, 

del Toboso

para más señas

sin identidad

propia

por ser

la amante

platónica

del de la

triste figura.

¡¡Ya ven

sus usías

Yo,

pobre y desgarbada

pasé

a la historia, 

creída

como moza

lozana,

de guapeza

y trapío

poco o nada

merecido.

Y así

de desconocida

sin saber

dónde me metía,

asentí

a los favores

añejos

del ilustre

caballero.

¡¡Ay Dulcinea

soltera y compuesta,

no era

mi belleza

la descrita,

ni de alta cuna

dama,

ni jóven

emperatriz

siquiera.

Bajo pesebre

nací

Aldonza

Lorenzo

morisca y

labradora

en esta triste

historia, 

de molinos

de viento.


ACOLUMNA.


Comentarios

Entradas populares