Ir al contenido principal

Destacados

DE DIOS, DEL HOMBRE, DE LAS MÁQUINAS

  DE DIOS, DEL HOMBRE, DE LA MAQUINAS Al caer en la cuenta de que las maquinas son capaces de realizar acciones que nosotros no somos capaces de llevar a cabo, lo cual pondría   en evidencia que lo creado puede superar a su creador, recordé el pasaje del Génesis sobre la Torre de Babel, -para mi recurrente al tratarse del primer tratado de psicología que se conoce-, donde se hace referencia simbólica a la creación de los idiomas: Cuando viajaron de oriente h allaron un valle donde se encontraban restos de la sabiduría de los antiguos que permanecía allí de los hijos del Diluvio, y a través de ella intentaron realizar actos en contra de lo Alto, y pronunciaban con sus bocas todo tipo de hechicerías y juramentos malignos e hicieron su obra. Y he aquí que son un pueblo con un mismo idioma y una misma voluntad, y nada los retraerá de lo que tengan pensado hacer. Descendamos entonces y confundamos sus lenguas, y así no compartirán la misma voluntad y no podrán prevalecer sobre lo alto. Este

JUAN CARLOS FERNÁNDEZ GARRIDO NOS RELATA UNA DURA EXPERIENCIA: LA INOCENCIA DESTROZADA

 




LA INOCENCIA DESTROZADA




Mi nombre es Julia y este es un resumen de mi historia. 

Nací en un poblado de México un día 4 de abril de 1970. Mi padre un borracho y mi madre que buscaba el alimento a cambio de favores sexuales, ya que no tenía para el sustento de 5 hijos.

A la edad de ocho años sufrí la experiencia más amarga que pueda pasar una niña. 

Mi padre un borracho sin solución, una tarde nublada y fría, en que el sol escondido tras las montañas, no quiso ser testigo de la infamia que cometería conmigo. 

Una violacion dolorosa que destruyó mis sueños de niña, pasando bruscamente de la ilusión al aterrizaje violento de la vida que me llevaría por camino oscuro y tenebroso.

La ignominiosa acción quedo en la nebulosa

que bajo amenazas a mi madre, no hubo denuncias, ella curo mis heridas con sus lágrimas de mujer humillada. 

Y así pasaron los años.

Cuando ya con mis quince años cumplidos y mi mente perturbada, tratando de olvidar dolores pasados y presentes, buscaba placer en los muchachos conocidos, más muy dentro de mí solo desprecio era lo que sentía.

El día llegó en que cerraría el capítulo con mi padre para siempre, nunca se me había olvidado el que fuera mi propio progenitor quien destruyese mi vida infantil.

Como siempre ebrio, llegó gritando y golpeando lo que encontraba a su paso, yo lo espere a pie firme y cuando levantó su mano a golpearme fue el momento en que su corazón fue la funda para la daga que en mi mano empuñaba.

No relato los hechos más crudamente ya que

mi rostro recibe la humedad que mis ojos regala. El corazón palpita sin coordinación,

mi cuerpo tiembla , no de arrepentimiento, sino que de coraje. 

En el reformatorio de menores cumplí mi condena y con 18 años salí libre, trabajar , estudiar, tratar de dejar atrás la vida pasada, sanar de esa enfermedad que tenía desde los ocho años.Hoy vivo creo que soy feliz, si soy feliz junto a mi amado esposo y mis tres 


Autor : Juan Carlos Fernández Garrido

Pais : Chile

Titulo : LA inocencia destrozada , luego seré abuela




Comentarios

Entradas populares