Ir al contenido principal

Destacados

EL COMPRADOR DE SONRISAS.

  EL COMPRADOR DE SONRISAS Gustavo Sampaio da Conceiçao era un niño que en apariencia lo tenía todo empezando por lo más importante: unos padres que lo querían y que además eran de buena familia. Dicho esto en el sentido de su capacidad económica, porque de buena familia son todos los padres.   Pero como todo tiene su parte negativa, quizás por ser hijo único y considerarlo sus padres el blasón familiar, llevó una niñez dura, de mucho sacrificio y poco juego, lo cual se debía al deseo de su madre de dar lustre al apellido Sampaio, poseedor de tierras y propiedades, pero según algún pescoço esticado (cuello estirado) pobre en la sangre al descender sus ancestros de tupí antropófaga aunque fuera princesa, y de portugués   conquistador medio noble, para más señas; y la de su muy católico padre, hijo primero de familia aristocrática, rica en alcurnia y pobre en hallares; la de proveer de caudales a un apellido que no había sabido cambiar la grandeza de Portugal por la inmensidad da terra

NUEVO POEMA: OJOS QUE COMPENSAN





OJOS QUE SE COMPENSAN


Al igual que la falta

De un sentido

Se compensa

Con el aumento 

De otro,

A medida que disminuye

La capacidad de mirar,

De ver para afuera

Lo que se ve con los ojos,

Se incrementa

La mirada, 

El percibir 

Para adentro

O en el aire

Lo que no se ve

Con los ojos vueltos

Hacia la mente,

O a las

Sensaciones 

De los recuerdos

Que se muestran

Para compensar   

La pérdida de ver.


Tal vez se trata

De otro estado, 

Como si nuestros

Ojos cada vez 

Más mermados

Fueran capaces 

De ir más allá

Del mirar.


O de uno más completo

Donde se den 

Las dos al unísono

El mirar y la mirada

Porque todo 

Es a la vez,

Salvo en la mente

De los hombres

Que solo es capaz 

De hacer una cosa

Al mismo tiempo.


¿Tiene mirada 

El mar?

No lo necesita

Porque la mirada 

Es recuerdo,  

Necesidad de volver,

Como la inocencia

Que se pierde.


JMC










Comentarios

  1. Poder leer los sentimientos de esa mirada y la foto del sauce llorón,es la vitamina que está tarde me revitaliza. Gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares