Ir al contenido principal

Destacados

FLORES DE PRIMAVERA PARA ALEGRAR LA VIDA

Jesús  Zamorano  Gómez  Madridejos Nati Cabezas Andrea Romero Camuñas. Toledo  Nati Cabezas Salamanca  Tere San Vicente San Martín del Castañar. Salamanca Evaristo San Vicente. Sotoserrano Rafi Jiménez Sotoserrano Salamanca  Lola Galán Cristina Sánchez Santa María de la Alameda Madrid Juan Carlos Pacheco Canadá  Ángela López Torrejón  Madrid Rafi Jiménez y Evaristo San Vicente  Sotoserrano Salamanca Elena Santiago de Compostela Juan Carlos Pacheco Vancouver Canadá  Silvia Cantón Inhala México  Rafi Jiménez Sotoserrano   Frosi Garcia. San Cristóbal de la Cuesta Salamanca Rosario Pérez Las Palmas de Gran Canaria. Marisa Marcos. Aldea del Obispo Salamanca. Pilar López Salamanca Puri Martin Salamanca Tomás Santana Gran Canaria Celia Mateos Salamanca Charo Muñoz La Fuente de San Esteban Salamanca Ángela Márquez Muñoz  Madrid Mercedes Fuentes. Salamanca Pepa Agustín Salamanca Santiago Santiago de San Lorenzo Villamayor. Salamanca  Romina Florencia Cabrera  Argentina  María Jesús Porteña. Sal

ALGUNAS ETERNIDADES

 

ALGUNAS ETERNIDADES

Los animales y las plantas disfrutan de la eternidad de ser comidas, la “eternidad compartida”. Los hombres, a diferencia de todo lo creado, la quieren solo para ellos, por eso inventaron el cuadrado, que no existe en la naturaleza, para encerrarse en él y permanecer siendo “uno” después de muertos; la “eternidad individual”. También los cementerios para recordarla, donde comparten la del ahora, que es la propia piedra que la contiene, su visión, y su instante; la del antes que es el recuerdo; y la del después, que es el pensamiento que se mantiene como esperanza para algunos o como memoria de lo que será para otros; aunque la eternidad sea siempre la misma y no tenga presente, pasado, ni futuro, porque es instantánea, “ahora”. 

Qué extraña naturaleza la del hombre que se muere por adelantado al quedarse sin instante y ni la muerte comparte ni en ella se olvida, y antes de renacer a una vida nueva de átomos rehecha y ser como una flor o un pájaro o su después que será ellos o todos a la vez, prefiere la “eternidad  consciente”, de cada uno, para vivirla sola en sus casas eternas de ningún sitio aunque para ello tuviera que inventar el infinito, la “eternidad de ahora” o la nada, su ausencia de ahora. Quedarse para siempre en el arte y en los objetos, o en la vida misma a través de la ciencia. Y en imágenes, lo más civilizado que se nos ocurrió, la “falsa eternidad”, “la eternidad virtual”. 

JMC

Comentarios

Entradas populares