Ir al contenido principal

Destacados

COLORES DE PRIMAVERA.

Alejandra Madridejos Evaristo San Vicente Soto Serrano  Mercedes Fuentes. Salamanca Ángela Escribano Madridejos Paquita Pascua Mieza. Pilar López  Arribes del Duero Rafi Jiménez Soto Serrano  Facunda Mora López Madridejos  Jesús Zamorano Madridejos María  Toledo Elena Alcántara Majadahonda  Carmen Elena Linares de Río Frio Angela Escribano. Madridejos Pepita Rollo. Santiago de Compostela  Magdalena Fraile Calzada de Valdunciel Nati Cabezas  Toledo Carmen González Salamanca María Hernández Asturias Carmen Camarada. Salamanca  Tomás Santana Gran Canaria Antonio Hernández Helechos de ventana y flor de escarcha. Canadá Romina Florencia Cabrera Argentina Evaristo San Vicente. Soto Serrano María Muñoz El Pedroso. Sevilla Parque de Las Salesas. Salamanca Ribera  Sacra. Loli López Bernabé. María Jesús Pórtela. Mozarbez Salamanca Imelda Sánchez. Carbajosa. Salamanca Elena Diego. Árbol junto al Río Tormes. Salamanca. Domi Gómez. Santa Marta. Salamanca Manoli Herrero. Salamanca  Violeta Africana.

UN LOBO PARA EL HOMBRE POR J.M.C


 UN LOBO PARA EL HOMBRE

Todo ser vivo tiende a perdurar, incluso pienso que cada elemento de la naturaleza sigue la misma pauta, cuando para mantener su esencia cede o adquiere electrones de sus átomos. 

En dicho orden, es dable pensar que los elementos que componen el cosmos son conservadores, mientras que este avanza y se nutre de la destrucción de sus componentes. 

A su vez, el ser humano, a diferencia del resto de los seres vivos,  entiende el perdurar de forma consciente y adelantada, al hacerlo, incluso, cuando su vida no se encuentra en inmediato peligro. 

Dicha concepción, hace que el hombre tienda a transformar su entorno en aras a conseguir su objetivo de perdurar. Llegados a este punto,  recuerdo una frase de la Biblia, a la que entiendo como una obra cumbre de la experiencia y del saber de la humanidad; una frase que aparece en el Génesis, dirigida a la aventura humana: la tierra será maldita por ti.

La aventura civilizada, presenta una doble vertiente, de una parte el hecho transformador hace que la naturaleza sea tratada como un objeto. También, cada ser vivo, la trata así, y al mismo tiempo se convierte en objeto de los demás, por lo cual, cada ente se comporta como objeto y como sujeto en la relación del perdurar.

Sin embargo, el hombre, al encontrarse en la cúspide de la relación, ya no puede ser objeto de la supervivencia de los demás seres, -ni tan siquiera su cadáver, a los que tiende a cremar-, que para él son solo objetos, siendo el hombre en relación al hombre, quien deviene como objeto-sujeto en el proceso transformador. 

Como objeto, en la medida que es utilizado por otros hombres para incrementar sus posibilidades de perdurar, y como sujeto, en la medida en la que resulta beneficiario de dicha transformación para las suyas.                             De ahí la frase: el hombre es un lobo para el hombre.  La cual, como todas las cuestiones esenciales, pertenece a nuestra estructura mental, y mientras esta se mantenga, dicha actitud se convierte en indisponible.


JMC 

Comentarios

Entradas populares