Ir al contenido principal

Destacados

COLORES DE PRIMAVERA.

Alejandra Madridejos Evaristo San Vicente Soto Serrano  Mercedes Fuentes. Salamanca Ángela Escribano Madridejos Paquita Pascua Mieza. Pilar López  Arribes del Duero Rafi Jiménez Soto Serrano  Facunda Mora López Madridejos  Jesús Zamorano Madridejos María  Toledo Elena Alcántara Majadahonda  Carmen Elena Linares de Río Frio Angela Escribano. Madridejos Pepita Rollo. Santiago de Compostela  Magdalena Fraile Calzada de Valdunciel Nati Cabezas  Toledo Carmen González Salamanca María Hernández Asturias Carmen Camarada. Salamanca  Tomás Santana Gran Canaria Antonio Hernández Helechos de ventana y flor de escarcha. Canadá Romina Florencia Cabrera Argentina Evaristo San Vicente. Soto Serrano María Muñoz El Pedroso. Sevilla Parque de Las Salesas. Salamanca Ribera  Sacra. Loli López Bernabé. María Jesús Pórtela. Mozarbez Salamanca Imelda Sánchez. Carbajosa. Salamanca Elena Diego. Árbol junto al Río Tormes. Salamanca. Domi Gómez. Santa Marta. Salamanca Manoli Herrero. Salamanca  Violeta Africana.

CUERPO, MENTE, Y PENSAMIENTO POR J.M.C.



CUERPO, MENTE, PENSAMIENTO

Si a alguien le preguntaran si su cuerpo puede volar, diría que no, aunque no estaría en lo cierto, porque sí podría hacerlo, pero no con su cuerpo, sino con su mente: al imaginarlo; cuando soñamos, con el pensamiento, que es su ámbito; o creando instrumentos que lo hagan posible, como por ejemplo, un avión.

Esta dicotomía, solo existe en los humanos, porque en los animales el cuerpo y la mente se encuentran en armonía, de forma que uno le da al otro lo que precisa; mientras que en nosotros, parece que el cuerpo se equivocó de mente o a la inversa.

Para compensar este déficit, esta “diferencia de potencial”, se origina el pensamiento, el cual imagina, sueña, y crea; de forma que si por ejemplo   deseáramos volar y nuestro cuerpo tuviera alas, no se necesitaría pensar.  

Estimo que la aventura humana consiste en encontrar un cuerpo que responda a los deseos de nuestra mente. Por dicha razón, imaginamos; los satisfacemos en los sueños; o transformamos a la naturaleza por medio de la ciencia en aras a crear maquinas que suplan al natural, y mientras tanto nos aferramos a cuerpos etéreos para después de muertos con la religión, o nos  comportamos de forma insensata intentando olvidar o encontrar una armonía imposible.  

JMC

Comentarios

Entradas populares