Ir al contenido principal

Destacados

FLORES DE PRIMAVERA PARA ALEGRAR LA VIDA

Jesús  Zamorano  Gómez  Madridejos Nati Cabezas Andrea Romero Camuñas. Toledo  Nati Cabezas Salamanca  Tere San Vicente San Martín del Castañar. Salamanca Evaristo San Vicente. Sotoserrano Rafi Jiménez Sotoserrano Salamanca  Lola Galán Cristina Sánchez Santa María de la Alameda Madrid Juan Carlos Pacheco Canadá  Ángela López Torrejón  Madrid Rafi Jiménez y Evaristo San Vicente  Sotoserrano Salamanca Elena Santiago de Compostela Juan Carlos Pacheco Vancouver Canadá  Silvia Cantón Inhala México  Rafi Jiménez Sotoserrano   Frosi Garcia. San Cristóbal de la Cuesta Salamanca Rosario Pérez Las Palmas de Gran Canaria. Marisa Marcos. Aldea del Obispo Salamanca. Pilar López Salamanca Puri Martin Salamanca Tomás Santana Gran Canaria Celia Mateos Salamanca Charo Muñoz La Fuente de San Esteban Salamanca Ángela Márquez Muñoz  Madrid Mercedes Fuentes. Salamanca Pepa Agustín Salamanca Santiago Santiago de San Lorenzo Villamayor. Salamanca  Romina Florencia Cabrera  Argentina  María Jesús Porteña. Sal

EDUCAR PARA LA SENSIBILIDAD POR J.M.C




EDUCAR PARA LA SENSIBILIDAD

Dijo Saramago, que hoy, la única revolución posible es la de la bondad. Y aunque estoy de acuerdo en la esencia con él, si la bondad se identifica con el amor, creo que es imposible enseñar a amar o a comunicarse con la vida, que es lo mismo, porque lo esencial no se puede enseñar. 

Y en el mismo sentido, tampoco se puede educar el sentimiento, que es el “sentir del instinto” motivado por el recuerdo de las emociones, porque depende de los sentidos, y en última estancia del corazón donde se manifiesta, y porque además, como el desamor, cada persona viene con uno puesto, aunque se puedan  aumentar o disminuir de pequeños.

Sin embargo, si es posible educar para la sensibilidad, que para mí es  “sentir con el pensamiento”, y es por ello el sentir máshumano y más nuestro,  hasta el punto de ser la única educación posible, ya que una de sus consecuencias, el respeto, termina por convertirse en el “amor de la mente”, y solo él se nos puede exigir, porque ni los sentimientos ni el corazón nos pertenecen. 

Hay múltiples ejemplos de la dicotomía existente entre la sensibilidad y el sentimiento, ya que alguien con poca sensibilidad suele tener una gran disposición para sentir emociones, que normalmente surgen de modo espontaneo inducidas por acontecimientos externos o por sus recuerdos, mientras la sensibilidad precisa de un proceso formativo,que da lugar a una determinada actitud ante las cosas del mundo, aunque a veces, ambas coinciden de forma espontánea, sobre todo en aquellos de natural enamorado.

Por eso no es extraño encontrar personas sentimentales predispuestas para la crueldad, como tampoco lo es encontrar personas de un ego exagerado atenuado por la sensibilidad como resultado de poner el pensamiento al servicio de desactivar el desamor que existe en nosotros.

Educar para la sensibilidad por medio del pensamiento, se convierte así en la única posibilidad de acercarse a la inmediaciones del amor, y por tanto, de la bondad.

 

JMC

 

 

Comentarios

Entradas populares