Ir al contenido principal

Destacados

COLORES DE PRIMAVERA.

Alejandra Madridejos Evaristo San Vicente Soto Serrano  Mercedes Fuentes. Salamanca Ángela Escribano Madridejos Paquita Pascua Mieza. Pilar López  Arribes del Duero Rafi Jiménez Soto Serrano  Facunda Mora López Madridejos  Jesús Zamorano Madridejos María  Toledo Elena Alcántara Majadahonda  Carmen Elena Linares de Río Frio Angela Escribano. Madridejos Pepita Rollo. Santiago de Compostela  Magdalena Fraile Calzada de Valdunciel Nati Cabezas  Toledo Carmen González Salamanca María Hernández Asturias Carmen Camarada. Salamanca  Tomás Santana Gran Canaria Antonio Hernández Helechos de ventana y flor de escarcha. Canadá Romina Florencia Cabrera Argentina Evaristo San Vicente. Soto Serrano María Muñoz El Pedroso. Sevilla Parque de Las Salesas. Salamanca Ribera  Sacra. Loli López Bernabé. María Jesús Pórtela. Mozarbez Salamanca Imelda Sánchez. Carbajosa. Salamanca Elena Diego. Árbol junto al Río Tormes. Salamanca. Domi Gómez. Santa Marta. Salamanca Manoli Herrero. Salamanca  Violeta Africana.

DE LA CENTRALITA A PEGASUS

 


¡Cuidado con las escuchas! 

Seguramente las personas que nacimos en los 60 aún tenemos en la memoria esos teléfonos que tenían una manivela para poder solicitarle a la telefonista que nos comunicara con otro número.  ¡Qué rápido ha avanzado la tecnología y los sistemas de comunicación! 



Hoy recordé la centralita telefónica de mi pueblo y a su telefonista. Ella seguramente espió a todos los vecinos, tuvo acceso a información muy privilegiada, pero como todos lo conocíamos, teníamos mucho cuidado con los mensajes que decíamos.

Las noticias actuales sobre las escuchas y el control de datos con el programa pegasus y otros de características similares, nos tendría que hacer reflexionar sobre la vulnerabilidad. Estamos expuestos a todo tipo de control y en un momento nuestra vida se puede hundirse. 

Quizá sería bueno volver a confiar más en los teléfonos fijos, utilizarlos exclusivamente para ofrecer la información necesaria y dejar nuestra información sensible para encuentros cara a cara y en lugares seguros. Menos whatsapp y más conversación de codo con codo.

Los dispositivos móviles están repletos de información privada y como nos están demostrando, no son seguros.

Desde estas líneas animo a ser conscientes del dominio que ciertos sectores tienen sobre nuestra privacidad  y dispositivos y prestemos más atención a la hora de compartir a la ligera,  información sensible, nunca podemos averiguar dónde acabará y qué uso harán de ella.

Comentarios

  1. Muy buena reflexión Nati. Totalmente de acuerdo.

    ResponderEliminar
  2. Que recuerdos... estoy de acuerdo contigo, más conversar y menos aparatitos...

    ResponderEliminar
  3. También yo estoy de acuerdo contigo, Natividad Cabezas. Si me dieran a elegir, me quedaría con aquello pero como (por suerte o por desgracia) vivimos en el primer cuarto del Siglo XXI, es decir, en la Era de la Información, lo que pediría es que se castigue fuertemente a aquellos que hacen un uso no ético de los datos personales.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares