Ir al contenido principal

Destacados

FLORES DE PRIMAVERA PARA ALEGRAR LA VIDA

Jesús  Zamorano  Gómez  Madridejos Nati Cabezas Andrea Romero Camuñas. Toledo  Nati Cabezas Salamanca  Tere San Vicente San Martín del Castañar. Salamanca Evaristo San Vicente. Sotoserrano Rafi Jiménez Sotoserrano Salamanca  Lola Galán Cristina Sánchez Santa María de la Alameda Madrid Juan Carlos Pacheco Canadá  Ángela López Torrejón  Madrid Rafi Jiménez y Evaristo San Vicente  Sotoserrano Salamanca Elena Santiago de Compostela Juan Carlos Pacheco Vancouver Canadá  Silvia Cantón Inhala México  Rafi Jiménez Sotoserrano   Frosi Garcia. San Cristóbal de la Cuesta Salamanca Rosario Pérez Las Palmas de Gran Canaria. Marisa Marcos. Aldea del Obispo Salamanca. Pilar López Salamanca Puri Martin Salamanca Tomás Santana Gran Canaria Celia Mateos Salamanca Charo Muñoz La Fuente de San Esteban Salamanca Ángela Márquez Muñoz  Madrid Mercedes Fuentes. Salamanca Pepa Agustín Salamanca Santiago Santiago de San Lorenzo Villamayor. Salamanca  Romina Florencia Cabrera  Argentina  María Jesús Porteña. Sal

REPARACIONES CASERAS

 


SE ESTROPEÓ UN ENCHUFE.


Al que más y al que menos alguna vez se le ha estropeado un enchufe, se ha roto una persiana, o se ha atascado una tubería.


Llamar a un profesional para cosas tan sencillas puede salir por un ojo de la cara. 


 Concepto de desplazamiento, hora de mano de obra, aunque tarde quince minutos, y   el material.

Todos deberíamos tener los conocimientos mínimos para solucionar los problemas domésticos del día a día, pero no es así.


Recuerdo cuando estudié EGB y BUP  teníamos una asignatura de Pretecnología, con  ella aprendí alguna de esas cosas sencillas.



Nuestro sistema educativo se encargó de desprestigiar la formación profesional, cosa que no ocurre en otros países. En España todos los padres quieren que sus hijos  tengan carreras universitarias, que sean buenos médicos, abogados, que al parecer ganan mucho dinero.



Hay que replantearse  ofrecer a los jóvenes las herramientas y conocimientos necesarios para sobrevivir a tareas tan sencillas del hogar.


Están proliferando muchas tiendas de bricolaje que con campañas de marketing consiguen que nos llevemos a casa mil y un producto, fáciles de montar, según ellos, pero cuando empiezas a instalarlo o montarlo, tienes que hacer un cursillo para entender las instrucciones.


Antes los hijos aprendían de los padres a hacer y reparar las cosas más básicas como arreglar un enchufe, cambiar una cerradura, pintar, cuidar el jardín o sustituir una tubería.  Ahora ni saben y lo peor, no quieren aprender.


Quizá la crisis económica sirva para agudizar el ingenio y volvamos a realizar esas pequeñas reparaciones y si no se sabe, siempre quedan los libros e internet para tomar alguna lección gratis. 


El bricolaje y las “chapuzas” pueden llegar a ser una buena terapia para ocupar el tiempo.


Muchas personas están empezando a usar la bicicleta como medio de transporte. Reparar un pinchazo, cambiar una bombilla o la cadena son tareas muy sencillas que no necesitan mecánico.


Quizá sea el momento de volver a tiempos pasados y aprendamos a disfrutar de lo sencillo.


Comentarios

Entradas populares