Ir al contenido principal

Destacados

REPÚBLICA POR A COLUMNA

  REPÚBLICA Tengo el alma tricolor y la cintura ceñida de Justicia.   Ahogando las voces prendida,   buscando voy ¡¡¡la libertad!!!   ¿Cuando volverá   el tiempo perdido?   En los campos enterrado el silencio   gritado callado vuelve ahora,   a ser trigo.   Semilla   en dignidad   amparada verdeará,   en mil colores teñida.   Rojo,   Amarillo y morado ondean   en el horizonte,   nuevos y jóvenes   brazos.   A. COLUMNA REPUBLICANO Llamadme republicano Llamadme Llamadme entre los bosques y los claros   Llamadme republicano Llamadme   Con la voz de la zarza Que por fin atenaza al amo Con la temible acción del agua Sobre mi rostro ahogado   Llamadme republicano Llamadme entre clarines y trompetas Llamadme entre los alisos de mi osario Que mi corazón de niño Estallará en todas las manos Porque mi intención es franca Desde todos los tiempos de mis actos   Llamadme republicano Por aquellas que murieron y mataron Entre estertores heroicos Y dolores inhumanos   Llena su mirada de amor Por igual

El Jabón: Aprovechamiento de Residuos de Aceites Vegetales


Una opción que la mayoría de la gente conoce y muy útil para el aprovechamiento, mediante la valorización, de los residuos de aceites y grasas que nos sobran en la cocina: fabricación de jabón.

Un proceso químico, no muy complejo, que nos permite transformar de manera sencilla un residuo, que si lo vertemos al alcantarillado, produce un gran problema de contaminación, además de causar graves problemas en las depuradoras.

No tires el aceite usado por el desagüe

La saponificación, que así se llama la reacción química, permite elaborar jabón y obtener el consecuente ahorro en productos para el lavado de la vajilla y el aseo personal.

Sosa (NaOH) y agua (aproximadamente 30% y 70% en peso, respectivamente) y una cantidad de aceite que depende de índice de saponificación del tipo que utilicemos.

Pero si esto parece complicado, os dejamos el enlace de una página donde podemos obtener las proporciones exactas  e información sobre la fabricación.

Obtén las proporciones de mezcla

Disolvemos la sosa en el agua, dejamos enfriar y empezamos a verter el aceite agitando con cualquier instrumento (Utiliza guantes, mascarilla y gafas de protección, así como ropa vieja que no te importe que se dañe si salpicara. Ten cuidado con los vapores que se desprenden al mezclar la sosa con el agua. Trabaja en un lugar ventilado) Cuando hayamos vertido todo el aceite a utilizar, debemos seguir agitando hasta conseguir una consistencia que nos deje surcos. También podemos utilizar una batidora de mano que es mucho más rápido y nos lleva menos tiempo de fabricación. Lo vertemos en los moldes para que endurezca y al día siguiente lo podemos desmoldar y cortar fácilmente. Finalmente, aunque podemos utilizarlo así, es conveniente dejarlo secar un par de semanas para que el agua sobrante se elimine y tenga una consistencia más dura. 

Realizado con la colaboración de:




Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares