Ir al contenido principal

Destacados

LA EMPRESA PERDIÓ AL MEJOR CLIENTE

    EL EMPRESARIO QUE ABUSA, PIERDE CLIENTES. Estoy casi convencida que casi todas las personas se han encontrado con empresarios que dirigen empresas, que cuentan con excelentes clientes, que abonan sus servicios con puntualidad. Un buen día el empresario piensa que puede abusar de este cliente, quizá crea que le sobra el dinero porque la mayoría de los otros   pagan mal y tarde y en ocasiones ni abonan los servicios. Cuando una persona cumple con el contrato una y otra vez y confía en la empresa, se siente bien, por eso el día que la empresa comienza a abusar de su confianza creyendo que el cliente excelente no se dará cuenta de que   le está estafando, ese día toma la decisión de cambiar de empresa para que realice sus servicios. LA EMPRESA PERDIÓ AL MEJOR CLIENTE. Estas circunstancias nos hacen reflexionar sobre los valores de   honestidad y   confianza.   Vivimos en un mundo de mucha oferta y por este motivo la competencia es enorme y es aquí donde el buen empresario tiene que dif

LUCES Y SOMBRAS EN NAVIDAD




Recientemente he visitado Vigo y me he quedado sorprendida de las luces navideñas. Más de cuatrocientas calles resplandecen e iluminan a vecinos, visitantes, negocios y monumentos.

El espectáculo de luz y sonido penetra en las personas haciendo vibrar sus corazones y despertando un haz de emociones positivas que animan a olvidarse por unos instantes de los grandes problemas que nos rodean.

Felicito desde estas líneas al Alcalde de Vigo: D. Abel Caballero, porque con este espectáculo atrae millones de euros para la ciudad y sus habitantes. Las personas con las que tuve ocasión de hablar me comentaron que había unanimidad entre todas las fuerzas políticas para apoyar esta iniciativa.

Durante el periodo de luces navideñas los hoteles, restaurantes, bares, y la gran variedad de negocios existentes en la ciudad más poblada y próspera de Galicia, llenan sus cajas y respiran con más tranquilidad, sobre todo su economía.

Las luces brillan como en ningún sitio del planeta, pero yo invito a reflexionar a mis lectores sobre las sombras que, paralelamente están más negras que nunca: 

Las familias que no llegan a fin de mes y que no pueden pagar el recibo de la luz. Los jóvenes que no pueden hacer planes para poder formar una familia y a los que les gustaría llevar a sus hijos a disfrutar del espectáculo. Los miles de parados que ni siquiera en Vigo, encuentran un trabajo. A los enfermos que desde los hospitales tienen que conformarse con las luces de unas habitaciones tristes y cargadas de dolor. Los emigrantes que un día tuvieron que abandonar la precariedad de vida de sus países y que luchan cada día por ver una luz de esperanza. 

La lista de sombras es interminable, pero quiero regalar un pequeño reportaje para  olvidarnos por unos instantes de los problemas de esta sociedad.

Nati Cabezas















Comentarios

Entradas populares