Ir al contenido principal

Destacados

EL COMPRADOR DE SONRISAS.

  EL COMPRADOR DE SONRISAS Gustavo Sampaio da Conceiçao era un niño que en apariencia lo tenía todo empezando por lo más importante: unos padres que lo querían y que además eran de buena familia. Dicho esto en el sentido de su capacidad económica, porque de buena familia son todos los padres.   Pero como todo tiene su parte negativa, quizás por ser hijo único y considerarlo sus padres el blasón familiar, llevó una niñez dura, de mucho sacrificio y poco juego, lo cual se debía al deseo de su madre de dar lustre al apellido Sampaio, poseedor de tierras y propiedades, pero según algún pescoço esticado (cuello estirado) pobre en la sangre al descender sus ancestros de tupí antropófaga aunque fuera princesa, y de portugués   conquistador medio noble, para más señas; y la de su muy católico padre, hijo primero de familia aristocrática, rica en alcurnia y pobre en hallares; la de proveer de caudales a un apellido que no había sabido cambiar la grandeza de Portugal por la inmensidad da terra

PRESENTACIÓN DEL LIBRO: LOS MATICES DE UNA VIDA.









LOS MATICES DE UNA VIDA.

La interesante historia de  ALMUDENA TORRES, que no te dejará indiferente.

Recibo el nuevo amanecer junto al mar. Celebro la vida todos los días, porque estar en este camino de crecimiento es un regalo. Creo en el ser humano y en sus posibilidades de evolucionar, hasta que me demuestre lo contrario
Mi despertar creativo comenzó a los once años, cuando leí una Antología de Gustavo A. Bécquer. Este descubrimiento suscitó en mí el amor por la Poesía y la Literatura; e hizo que empezará a escribir poemas y pensamientos. Luego vendrían otras formas de expresar mi creatividad -además de la escritura- como la pintura y las coreografías. Me he formado en las Ciencias Humanas. He trabajado en ámbitos relacionados con la cultura, como empresaria individual y por cuenta ajena, hasta hace un año. En la actualidad, me dedico -exclusivamente- a escribir, a pintar y a impartir conferencias.

No recuerdo cuantas conferencias, cursos, cinefórums y demás habré impartido u organizado; ni tampoco recuerdo cuantos poemas, relatos, artículos, odas, pensamientos, o haikus habré escrito. No sé cuántas películas he visto, ni cuántos libros he leído; pero sí recuerdo los momentos de pura felicidad que he vivido; la paz interior que he alcanzado en mi camino; y las personas que han pasado por mi vida.

En el año 1994 me diagnosticaron una Enfermedad Inflamatoria Intestinal. Desde entonces, he recorrido un camino de aprendizaje; un camino de vida hacia mi interior. En el año 2014 me operaron por primera vez; esta experiencia me llevó a renacer a una nueva realidad. En ese mismo año decidí plasmar en un libro mi experiencia como paciente activa con una enfermedad crónica. Los matices de mi vida. Aprendizaje-Renacimiento-Humanismo narra el camino de aprendizaje, renacimiento y humanismo por el que he pasado durante veinte años, desde que me diagnosticaron una enfermedad.
El relato de mi experiencia vital está hilado con AMOR: a la vida, al ser humano y al conocimiento. No pretendo conmover al lector desde lo trágico y lo traumático que rodea a la enfermedad crónica, sino desde la belleza. He intentado aportar una visión positiva sobre la enfermedad pero siendo realista, sin ofrecer falsas expectativas.








“La escritura, la lectura, la pintura, las coreografías y los recitales poéticos han sido mi terapia y mi tabla de salvación. El arte puede sanar y transformar el alma de quien lo disfruta como espectador o como creador. A través de la lectura y la escritura he viajado, me he emocionado, me he elevado, 
me he enamorado, he soñado...he vivido.


Y sigo caminando... 

Almudena Torres C. de Pedro

San Sebastián, 27 de enero de 2020

Comentarios

  1. Recomiendo la lectura de este libro, todos hemos o estamos en proceso de cambio, x haber recibido un diagnóstico no deseado. Y la necesidad de más humanización y empatatia con el otro. Pues quizá mañana seas tú.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares